Un modelo de Creatividad

 

SKMBT_C35316040712341

Hoy en día se habla mucho de proporcionar estrategias a los alumnos para desarrollar su creatividad. Se habla mucho de pensar fuera de la caja. A la hora de reflexionar sobre esta frase, “Pensar fuera de la caja”, me di cuenta de que las propias aulas de los colegios simbolizan una caja. Por mucho que los profesores innoven con sus metodologías y sus actividades, al final seguimos estando dentro de la aula, dentro de la caja.

Con el planteamiento del Flipped Playground, facilitamos un nuevo modelo de pensamiento para nuestros alumnos. Les sacamos literalmente de la caja, para que se sientan libres de pensar fuera de ella, de forma creativa. Esta es una faceta de las actividades planteadas a través de este proyecto que se trabaja de manera pasiva y subconsciente sobre los niños. No se verá el resultado de inmediato, pero poco a poco los niños se darán cuenta de que pueden modelar su aprendizaje de muchas maneras, no solamente en el aula con libros y dispositivos móviles. Cultivamos en ellos una visión más amplia de lo que significa aprender y les acercamos a un modelo para ello en primera persona. Con un patio invertido les regalamos experiencias totalmente fuera de su rutina. Verán en su profesor un ejemplo de creatividad, imaginación y seguridad para probar cosas diferentes. Con este ejemplo, tendrán referencias para lanzarse con ideas poco convencionales y buscar soluciones más dinámicas y potentes para sus problemas y sus retos.

SKMBT_C35316040712340

Veamos, por ejemplo, lo que podría absorber unos niños jugando a la rayuela de las plantas (o bien la rayuela de los estados de la materia). Al ver que su profesor incorpore un contenido curricular a este juego tradicional, les abrimos a la posibilidad de que creen ellos otros contenidos con los que se podrían trabajar a través de este juego. Con el impulso del profesor, se pone en marcha el pensamiento creativo, y asocian su experiencia a otras posibles situaciones. Se les puede ocurrir un montón de ideas y variables para modificar el juego e incluir otros conceptos o incluso aspectos de sus películas favoritas, canciones, dibujos, juguetes…y la lista acaba con la imaginación de los alumnos.

Otro ejemplo de esta visión ampliada del aprendizaje se puede ver perfectamente en el Twister. Muchísimos niños han jugado a este juego con sus familias y con sus amigos fuera del contexto escolar. Al tener un ‘tablero’ gigante pintado al aire libre les demostramos a los alumnos que los juegos ya existentes son maleables para conseguir a través de ellos diferentes objetivos. También les ilustramos que a través de estos juegos se puede aprender muchas cosas, solamente hay que fijarse en ellas. Un juego tan potente con el Twister debe de ser obligatorio en la escuela, ya que con él los niños juegan con figuras geométricas, colores y sus cuerpos. El aprendizajes está en todas partes, y es importante que los alumnos sepan que jugando se aprenden muchas cosas, incluyendo matemáticas, inglés, lengua, arte… y un largo etc.

SKMBT_C35316040712342

Con las actividades de un patio invertido invitamos a los niños a que jueguen con sus ideas y sus conocimientos para inventar y crear sus propios juegos y herramientas de aprendizaje.