Pensamiento Visual

Una de las partes fundamentales de las actividades que se encuentra en este blog es plasmar los contenidos trabajados en papel. Estos esquemas les sirven a los alumnos como introducción al visual thinking, una manera más artística de representar información. Con esta práctica, trabajamos la creatividad, el razonamiento espacial y la lecho-escritura, sin dejar de lado por supuesto la capacidad artística. Además, como partimos de un folio en blanco, cada alumno aprende a través del ensayo y el error. Para mí, es mucho más importante el esfuerzo de cada uno que el resultado final. Me da igual si los esquemas tienen un reparto simétrico o si han utilizado toda la hoja o si es muy pequeño; lo que busco es que cada niño descubre sus capacidades, recursos que les funcionan y herramientas para rectificar aspectos de sus trabajos que no les gusta. Saben que felicito el esfuerzo y doy más importancia al proceso, lo que les permite a trabajar cada uno a su ritmo.

 

Como pueden ver en las fotos, los alumnos deben de controlar los espacios en el papel y tratar de mantener un equilibrio a la hora de repartir los contenidos. Esta no es tarea fácil aunque con la práctica los niños aprenden a dominar mejor la capacidad visuo-espacial, descubriendo sus propias estrategias para ello. Estas mismas estrategias necesarias para dotar un esquema con sentido y coherencia desarrollan a su vez la capacidad de aprender a aprender. Los alumnos poco a poco se dan cuenta de cómo pueden afrontar tareas y retos nuevos.

Con estos esquemas convertimos la tarea de hacer un simple resumen en una experiencia enriquecedora a través de la cual los niños generan una obra artística. Todo esto potencia el aprendizaje y conduce a que lo vivido que en la memoria de nuestros alumnos para mucho tiempo.

Michael Thomas Bennett, 2016