El planeta tierra

Esta una actividad Total phsyical response (TPR – respuesta física total en inglés) en toda regla. Es una metodología para el aprendizaje del segundo idioma muy conocida y que funciona de maravilla. Se trata de de una actividad rica en estímulos que de nuevo conlleva una mayor activación neuronal en los alumnos. Integran el movimiento y el lenguaje recorriendo la órbita de la Tierra en el espacio, aumentando paso a paso la cantidad de contenidos y conceptos a tratar. De este modo logramos adentrar a los niños en dichos contenidos de manera lúdica, proponiéndoles retos alcanzables.

Objetivos y Competencias

Con esta actividad abarcamos objetivos específicos de diferentes área curriculares. Aunque se lleve a cabo en clase de Science y veremos la naturaleza transversal del planteamiento. Esta actividad la llevo a cabo en cuarto de primaria.

Objetivos:

  • Identificar las 4 estaciones del año
  • Identificar los meses de cada estación
  • Identificar los equinoccios y solsticios
  • Relacionar colores con las diferentes estaciones
  • Simular la rotación y el órbita el planeta tierra
  • Continuar con el uso cotidiano del segundo idioma (inglés en mi caso)
  • Realizar un esquema visual de los movimientos del planeta tierra
  • Trabajar la escritura en el segundo idioma

Competencias Clave:

  • Competencia básica en matemática y ciencia. Los alumnos profundizan sobre sus conocimientos sobre el planeta que habitan además de estar expuestos a algunos conceptos matemáticos como la elipse y las fracciones.
  • Comunicación Lingüística. Los alumnos describen los movimientos de la tierra y emplean la escritura a la hora de realizar el esquema.
  • Competencia para Aprender a Aprender. Al fusionar el movimiento y el lenguaje proporcionamos una visión holística del conocimiento lo que es una gran herramienta a la hora de aprender. A la hora de realizar el esquema los alumnos de nuevo integran conceptos como los colores y las fracciones para así integrar cuantos más conceptos, logrando esta visión integrada de los contenidos.

¡Vamos al patio!

Aunque esta actividad se puede llevar a cabo perfectamente en el interior del colegio, resulta gratificante salir del aula y disfrutar del aire libre. Pero si no acompaña el tiempo, que no sea un detractor a la hora de realizar esta actividad.

Repartiendo tizas de colores y tareas específicas a los alumnos, dibujamos un esquema de la órbita de la Tierra. A estos contenidos suelo llegar a través de preguntas en las que los niños contestan y dibujan a la vez. De este modo, acabamos con un esquema visual marcando las cuatro estaciones, los meses de cada estación, La tierra dibujada en los solsticios y equinoccios además de un Sol grande en el centro.

En las fotos pueden ver varios ejemplos de diferentes veces he llevado a cabo la actividad, incluso con alumnos de universidad en una formación. Pueden ver que suelo aprovechar las grietas de la superficie aunque si no las hay, se pude pintar un eje perfectamente. Alguna vez he aprovechado un eje de coordinadas ya pintado en el patio. Esta parte de la actividad puede llevar entre 10-20 minutos, dependiendo de cómo reacciona el grupo y cuánto profundizan en los conceptos.

Una vez que este el esquema dibujado, repasamos los movimientos de la Tierra a base de preguntas. Recordamos que la Tierra se mueve alrededor del sol además de girar sobre su eje. A continuación, los niños recorren la órbita de la Tierra, nombrando los meses según van avanzando. La segunda vuelta hacen el mismo recorrido pero esta vez dando vueltas sobre sí mismo. Después de esta vuelta, es conveniente hacer un pequeño descanso, ya que más de uno se habrá mareado un poco. Nos permite además seguir profundizando en el contenido.

Llamando la atención al paso por las estaciones hacemos hincapié en los cambios de las mismas. En las siguientes órbitas, los alumnos deben de nombrar además de los meses, los equinoccios y solsticios en el momento que pasen por ellos. Con este concepto ayuda las líneas en el suelo, ya que marcan el paso de una estación a otro.

En el video los alumnos son de segundo de primaria y los contenidos en cuestión no son tan exigentes como en cuarto de primaria. Me gustaría destacar que es una actividad que proporciona mucha libertad a la hora de reforzar unos contenidos u otros. Cada profesor puede adaptar la actividad al nivel que le interese. Se puede incluso pedir que los alumnos hagan el recorrido en pareja, uno haciendo de la planeta Tierra y el compañero de la Luna. Es muy divertido ver cómo el alumno haciendo de Luna de vueltas con prisa alrededor del alumno que hace de Tierra. Además, se les puede pedir que estén mirándose a las caras en todo momento, ya que en realidad desde la Tierra siempre vemos la misma cara de la Luna.

Pensamiento Visual

La continuación de esta actividad TPR es dibujar todo lo contemplado. Aquí desarrollamos nuestra capacidad artística, ampliando los conceptos dentro de tema. Además, con una explicación paso a paso, les introduzco diferentes ‘trucos’ para crear esquemas y dividir los espacios en un folio.

Primero dibujamos los ejes. Después dibujamos el Sol en el centro. A continuación dibujamos la Tierra en el extremo de cada uno de los ejes. Finalmente escribimos los meses y las fechas de los solsticios y equinoccios. El último toque es dotar el espacio restante en cada cuadrante de colores que puedan representar las diferentes estaciones.

Como luden ver, los alumnos acaban con un esquema bien bonito y completo con mucha información. La estructura del proceso de conceptos-movimiento-lenguaje-contenidos-esuqematización proporciona esta naturaleza integrada y holística del aprendizaje que tan necesario es para que sea significativo.

Aspectos Neurodidácticos

  • El movimiento durante las órbitas libera dopamina y potencia el aprendizaje.
  • Las actividades, siendo retos, permiten un contexto de aprendizaje en el que los cerebros de los alumnos persiguen superar los mismos, recompensas y el afán de superación.
  • El planteamiento lúdico de la actividad convierte a los alumnos en protagonistas de su aprendizaje.
  • La naturaleza transversal de las actividades incorporando conceptos matemáticos, artísticos y científicos, proporciona una actividad rica en estímulos que genera una mayor activación neuronal por todo el cerebro.
  • El hecho de estar al aire libre y en contacto con la naturaleza aumenta los procesos atencionales durante la realización de los juegos.
  • Las actividades planteadas involucran la capacidad visuoespacial al moverse dentro de un esquema pintado con diferentes puntos de referencia. Al realizar el mismo esquema en un folio, los alumnos trabajan de nuevo esta capacidad.

 

Michael Thomas Bennett

Julio – 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s