Las plantas que nos rodean

La viñeta de FRATO que se ve en la imagen principal de este articulo resume una paradoja tremenda que subraya, lo que para mí es, una de las graves faltas del sistema educativo actual. Muchas veces los profesores preparamos actividades y proyectos que desvinculan los contenidos de la vida real, por muy sensacionales e innovadores que sean. El tema de las plantas forma parte del temario en ciencias naturales de todos los cursos de primaria y es un tema que cuenta con una abundancia de materiales y actividades preparadas. Sin embargo, no nos damos cuenta de que las plantas se encuentran en todas partes, sobre todo en el exterior. Lo primero que debemos hacer con los alumnos es aprovechar el mismo entorno en el que viven para analizarlo y comprender el mismo.

El mini proyecto que comparto a continuación no es nada nuevo y en realidad no aprovecha ninguna de los dibujos ni esquemas pintados en el patio. Es un proyecto muy sencillo pero potente que saca los alumnos al aire libre y les da un sentido a lo que viene en sus libros de texto. Con este proyecto, los alumnos crean su propio herbario, pegando en sus cuadernos diferentes plantas y partes de plantas que se hallan en el recinto del centro.

Objetivos y competencias

Objetivos:

  • Conocer la fauna en el recinto del colegio
  • Identificar diferentes tipos de plantas y las partes de las mismas
  • Continuar con el uso cotidiano del segundo idioma (en mi caso inglés)
  • Crear un herbario
  • Clasificar la fauna recolectada
  • Trabajar la escritura en el segundo idioma

Competencias claves:

  • Competencia básica en ciencia. Al investigar sobre la fauna hallada en el recinto escolar los alumnos profundizan sobre sus conocimientos de ciencias naturales
  • Comunicación lingüística. En todo momento los alumnos están expuestos a las producciones orales de sus compañeros y del profesor. Con la creación del herbario profundizan con descripciones más extensas del contenido curricular y trabajan la escritura.
  • Aprender a aprender. Al tratar de los elementos pertinentes a su entorno, los alumnos aprenden a valorar y ser conscientes del mundo que les rodea. Esta valoración aporta una curiosidad por la vida en general y despierta en los alumnos un interés por saber.

Este proyecto lo lleva a cabo en dos sesiones. La primera clase consiste en salir al patio y recolectar diferentes tipo de plantas y partes de las mismas: flores, hojas, tallos, hierbas, raíces, musgo…etc. Durante este proceso, el profesor sirve como guía e indica a los alumnos lo que deben buscar. Como en esta parte del proyecto los alumnos están en el exterior, suelo dejarles tomar su tiempo y disfrutar de estar al aire libre. Una vez que finalice la clase, los alumnos guardan sus hallazgos para crear el herbario en la siguiente sesión.

¡A investigar!

A los alumnos les encanta salir del aula y, si hace buen tiempo, el rato que pasen en el exterior resulta muy agradable. Esta primera parte es una actividad genial para esas clases de por la tarde, sobre las 15:00 o 16:00, después de comer y de todo el día en el colegio. Es una manera de finalizar el día muy tranquilamente y de manera agradable.

Los alumnos se mueven por el recinto del colegio en búsqueda de diferentes tipos de plantas y partes de las mismas. Yo suelo marcar los objetivos antes de comenzar la búsqueda y dejarles su tiempo para encontrar cada cosa. También se puede hacer un poco más dirigido, llevándoles por las diferentes zonas del patio y haciendo preguntas para comprobar su comprensión de los conceptos, pero ellos disfrutan más si les dejo a su aire.

Lo único que hay que dejar muy claro es que deben de respetar las plantas, y al arrancar una hoja o una flor, por ejemplo, deberían tener mucho cuidado y arrancar los menos posible. Incentivo a los alumnos para que recolecten los objetivos de las plantas no decorativas y más bien de plantas salvajes o malas hierbas, sobre todo para las raíces, hojas y tallos. Considero fundamental que los alumnos interioricen un respeto por el medio natural y lo importante que es para el mundo. Esto mismo se puede ver en una de las imágenes anteriores en el momento que pido a los alumnos que encuentren un árbol y lo abracen durante 1 minuto. Esto no es nada más que contacto con la naturaleza y un intercambio de energía entre humanos y plantas.

Creando el herbario 

De vuelta al aula los alumnos deben documentar sus hallazgos. Esta parte del proyecto también se puede realizar en el patio sin problemas, aunque puede resultar un poco lioso bajar todo el material necesario para que trabajen a gusto. Esta decisión depende un poco del balance que busque cada profesor. Hay ventajas tanto de que realicen el herbario de nuevo en el patio al igual que realizarlo dentro del aula.

Simplemente les queda pegar las partes de las plantas en su cuaderno, o su hoja en blanco dependiendo de cómo trabajan si por portafolio o con cuadernos, y escribir un poco de información relevante a cada elemento. Por ejemplo, en el patio de nuestro colegio tenemos muchos arbustos de lavanda y de romero. Los alumnos coleccionan las hojas, dependiendo de la época las flores también, y lo pegan en su cuaderno. Deben de anotar tanto el nombre de la planta, qué tipo de planta es, qué parte de la planta es y qué uso se le dan los humanos. Con los ejemplos propuestos, el romero se utiliza para cocinar mientras la lavanda se utiliza mucho en perfumes y en la fabricación de jabones.

img_2211

Los alumnos acaban con un trabajo que detalla los elementos que se encuentran en su entorno. La información tiene un sentido real para ellos ya que la han recogida en el lugar donde pasan una gran parte de su vida; en su colegio. Esta misma actividad se podría realizar en una zona natural cercana al colegio o bien en una excursión a un sitio un poco más alejado. Pero en realidad no tenemos que irnos más lejos que el propio recinto en el que se encuentra el colegio, las plantas están en todas partes.

Aspectos Neurodidácticos

  • El movimiento durante la recolecta de las plantas, que suele consistir en los alumnos corriendo de un lado para otro, libera dopamina y potencia el aprendizaje.
  • El hecho de estar al aire libre y en contacto con la naturaleza aumenta los procesos atencionales durante la realización de los juegos.
  • El hecho de que la actividad consiste en una investigación del entorno prójimo proporciona un sentido útil de los contenidos.
  • El trabajo planteado de crear un herbario con los elementos recogidos requiere de la capacidad visuoespacial a la hora de repartir la información de manera libre en la hoja.
  • La ruptura de la rutina de dar clase dentro del aula y trabajar en el patio estimula el hipocampo, órgano que interviene en la retención de nuevos contenidos de la memoria como en su evocación.

Michael Thomas Bennett

Febrero – 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s